viernes, 4 de junio de 2010

The end

Todavía recuerdo como si fuera ayer ese 31 de agosto de 2009 en el aeropuerto de Barajas en el que, esperando en la puerta de embarque de nuestro avión con destino Dublín, pensé: "¿Se puede saber qué estás haciendo, Gloria? ¿Qué necesidad tienes tú de pasar por esto? ¿Qué sentido tiene lanzarse al vacío en otro país, con otro idioma y otra cultura, sin tener ni idea de lo que te vas a encontrar allí?". Y recuerdo como si fuera ayer las ganas de echar a correr y volver con mi familia, mis amigos, a mi instituto, a mi pueblo, a mi hogar... en definitiva, a donde yo pertenecía, sin importarme lo maravilloso que podía ser lo que se presentaba frente a mí. Pero afortunadamente no eché a correr y esa es la razón de que hoy, 9 meses después, esté aquí escribiendo este último post acerca de esa aventura.

Mucho ha llovido desde entonces (y doy fe de que es literal) y sólo puedo decir que me alegro muchísimo de haberme tirado al vacío. He estado leyendo todas las cartas que me escribísteis antes de que viniera, esas que os pedí para tener una vía de escape cuando os echase demasiado de menos. Me ha gustado especialmente leer de nuevo algo que me escribió Manu en la suya y decía algo así como (Manu, espero que no te importe que lo copie aquí) : Se presenta en tu vida una experiencia única. Una vivencia que, como todas, tendrá aspectos positivos y aspectos negativos, pero si una cosa has de tener segura es que los positivos ganarán a los negativos, como casi siempre pasa a los que nos podemos sentir afortunados de la vida. Gracias otra vez por esas palabras Manu.

Me ha gustado leerlas porque, primero, es una gran verdad que como en todo, este año ha tenido sus partes positivas y sus partes negativas, pero de las negativas he aprendido y las positivas las he disfrutado muchísimo. Y es que al final sólo queda lo bueno. Ayer estuve en el instituto por última vez y cuando miraba el área de las taquillas donde tantos ratos he pasado este año, sólo era capaz de recordar los buenos momentos. Ese primer día cuando me presentaron a dos chicas con nombres raros que me presentaron a chicas con nombres todavía más raros, pero todas ellas, a pesar de no conocerlas de nada, me trataron como si las conociera desde hace mucho. O esas primeras semanas cuando no me enteraba de casi nada y simplemente sonreía, ya que como he aprendido, es bastante mejor que quedarse seria y cuesta el mismo trabajo. También todas esas comidas en las que corregía "a escondidas" redacciones de español o me contaban cosas que yo desconocía de Irlanda, como que el país está dividido entre dos tipos de té y que parece ser que no hay forma de arreglar la división.


El instituto ha sido complicado, no voy a mentir. Las primeras semanas en las que tenía que estar con el diccionario a todas horas porque no entendía nada o esas clases de inglés con inglés antiguo que no había por donde cogerlo. Ha habido que currar bastante pero al final yo creo que el esfuerzo ha merecido la pena, aunque sólo sea por ver a tus profesores decirte sinceramente que te echarán de menos el año que viene y pedirte que por favor mantengas el contacto. Ese sentimiento es impagable.

Hacia las chicas del colegio sólo tengo palabras de agradecimiento. Su forma de acogerme ha sido mejor de lo que yo nunca hubiese podido imaginar y gracias a ellas, ni siquiera el primer día de clase cuando yo no conocía a nadie, me sentí apartada. Aunque un día estuviesen de mal humor, si nuestras miradas se cruzaban siempre tenían una sonrisa para mí y muchas veces esas sonrisas eran suficiente para alegrarme el día a mí. He hecho amigas que espero que duren para toda la vida y cuando en septiembre vea que verdaderamente no estoy con ellas va a ser muy duro. Pero hasta entonces me queda el magnífico recuerdo de todos los buenos momentos pasados.

Sobre mi familia anfitriona sólo puedo decir cosas buenas. Posiblemente era por lo que más preocupada estaba antes de venir. Si en el colegio las cosas no hubiesen ido bien habría querido tener un lugar donde sentirme a gusto y poder desahogarme de lo demás. Afortunadamente, el colegio fue genial y además he tenido ese lugar donde descansar. De todo corazón digo que me he sentido como en casa y que de verdad siento que tengo una familia aquí. Nueve meses dan para mucho y yo he aprendido muchísimo con ellos. Se han portado mejor de lo que debían, han hecho muchísimas cosas por mí, desde llevarme a ver lugares del alrededor, a llevarme todos los días en coche al instituto o a tratar a mi verdadera familia de una forma que, como ya dije, nunca podré agradecerles lo suficiente.

Y por supuesto vosotros también habéis sido una parte importantísima en todo esto. En las cartas que me escribísteis se puede ver la incertidumbre a cómo sería todo esto, a como llevaríamos la distancia. Creo que esto también lo he dicho, pero lo tengo que volver a repetir: si no fuese porque sé que estáis allí, apoyándome con todo ese cariño que me habéis demostrado y esperándome con los brazos abiertos para cuando me tocase volver, yo no habría sido capaz de estar aquí tan bien como he estado. Muchas, muchas gracias.

Tengo que confesar algo. Ahora mismo estoy escribiendo este post sin creerme del todo lo que escribo. Y es que me he obligado a mí misma a hacer balance aunque todavía no me creo que mañana ya estaré de vuelta. Ha sido todo tan increíble que como la propia palabra dice, es imposible de creer. Ha sido increíble vivir aquí durante 9 meses, conocer la vida en otro país, mejorar un idioma que me encanta y sobre todo conocer toda esta gente maravillosa, que al final son los que importan y los que hacen que algo merezca la pena. No me creo que me vaya, en parte porque estoy segura de que volveré, ha sido demasiado tiempo aquí como para dejarlo atrás como si nada. Dejo aquí a familia y amigos irlandeses, una vida en definitiva, y uno de la vida no se puede olvidar así como así. Son todos parte de mí y ellos han hecho que, mañana, 5 de junio de 2010, yo vuelva a casa sintiendo que me dejo algo. Lo bueno de dejarse cosas es que hay que volver a buscarlas, así que algún día este cielo gris y estos campos verdes volverán a verme, feliz por estar de vuelta en el lugar que es para mí mi segundo hogar.

Me voy, pero me voy feliz de haber podido disfrutar de esta experiencia. Hoy más que nunca me siento afortunada y agradecida con la vida, con todo lo que me ha dado hasta ahora, porque es más de lo que yo hubiese podido pedir nunca. Como decía Manu en su carta, nos podemos sentir afortunados de la vida, y hoy, más que nunca, me siento afortunada y agradecida por todo lo que se me ha dado. Y por ahora, como dice la canción Lucky de Jason Mraz, sólo puedo añadir: Lucky to have been where I have been, lucky to be coming home again ("afortunado por haber estado donde he estado, afortunado por volver a casa de nuevo").

Muchas gracias a todos de nuevo por este año maravilloso. Thank you from the bottom of my heart.

Besos, besos, besos y un millón de abrazos,
Gloria

domingo, 9 de mayo de 2010

Y llegó la primavera...

Bueno, para los irlandeses ya estamos en verano... Sí, como la primavera empieza el 1 de febrero, el verano empieza el 1 de mayo y que en mayo, mes de las flores por excelencia (que florecen en primavera...) sea ya verano pues como que no, pero yo ya paso de discutir con ellos este tema... Para mí, digan lo que digan, estamos en primavera y eso se nota en el color del césped y de las flores e incluso en el tiempo. ¡Ya sólo llueve 6 de cada 7 días de la semana! Jeje, no es para tanto, pero sí que se nota un descenso de lluvias y más aparición del sol que se agradece, aunque sólo sea por poder salir a dar paseos y disfrutar de los maravillosos paisajes que hay aquí :)


Por lo demás todo sigue bien. Tengo los exámenes en dos semanas y media, lo que se traduce por "prisas de final de curso", que yo no sé por qué, pero da igual que seas irlandés o español, que a todos los profesores les entran. Curiosamente el otro día me dí cuenta de algo en lo que no había reparado en todo este tiempo: los profesores no "regañan" a los alumnos aquí. No fue hasta hace dos semanas cuando la profesora de biología se enfadó un poco y nos dijo que desde que hicieron Grease no habíamos trabajado igual. Fue hace dos semanas (mediados de abril) y la primera bronca del curso, ¿os lo podéis creer?. Aquí no hay eso de "si es que no trabajáis, ¿así cómo queréis que avancemos?", ni "los de la clase de al lado van más avanzados que vosotros", ni por supuesto el clásico "Sois la peor clase que he tenido en 20 años de docencia" (lo siento, pero es que curiosamente siempre son 20 años "clavaos" jajaja). En fin, supongo que en el fondo hasta echo de menos esas reprimendas ;)
Otra curiosidad relacionada con los profesores es que siempre, repito, SIEMPRE que acaba una clase, le damos las gracias al profesor/a por su trabajo. Es algo que a mí me llamó mucho la atención, porque ya puede haber sido la clase más aburrida de la historia o un examen donde el profesor no ha intervenido, que siempre al salir de clase, el profesor recibirá unos veinte Thanks miss/sir. Tengo que reconocer que al principio a mí me costó acostumbrarme, pero ya lo digo con normalidad y es una práctica que me gusta :)


Esta semana me he enterado de algo que me sorprendió muchísimo: los irlandeses no pagan factura de agua. Como lo leéis, pueden utilizar toda el agua del mundo porque no pagan por lo que consumen. Los únicos impuestos que pagan relacionados con el agua son para purificarla y hacerla llegar a las casas, pero eso es todo. A mí me dejó de piedra, sobre todo pensando en que en España (y más en Castilla-La Mancha) nos estamos tirando los trastos a la cabeza por hacer trasvases y traer agua en grandes barcos de otros países porque nosotros no tenemos, y aquí mientras tanto, utilizando toda la que quieren y más (lo que también provoca que haya mucho despilfarro). Aunque esto también sirve para que veáis que cuando digo que llueve mucho no exagero, es que llueve muchííísimo, tanto que el agua les sobra y la tienen gratis.



Y la última curiosidad que os quería enseñar esta semana es que he descubierto el baile típico irlandés y ¡ME ENCANTA!. Es el equivalente a nuestras sevillanas o jotas sólo que a la irlandesa. A mí me han encandilado esa forma de saltar y mover las piernas (se supone que los brazos no se pueden mover, aunque el chico del vídeo los mueve - él es toda una celebridad en Irlanda) y también los ritmos tan celtas de la música. Os dejo un video de un grupo que se llama Riverdance que actuó en el Festival de Eurovisión de 1994, cuando se celebró en Dublín, y aunque no llevan puestos los trajes típicos, el baile no deja de ser increíble. El principio del vídeo es un poco raro (id al segundo 0:48 que es cuando empieza la actuación) porque salen cantando, pero si esperáis merece la pena. Espero que os guste :)


Y bueno, eso es todo por hoy. Yo voy a ver si sigo trabajando un poco y espero que nos leamos pronto otra vez. No os olvidéis de disfrutar la primavera, hay muy pocas cosas tan bonitas como ella:


Besos, besos, besos y un millón de abrazos,
Gloria

sábado, 24 de abril de 2010

¡De lleno en el tercer asalto!

¡Hola a todos!
Perdón por esta sequía bloguera, ya sé que hace casi dos semanas que volví a Irlanda pero es que ahora mismo estoy liadísima con el instituto y no tengo tiempo para mucho más. Pero bueno, aquí estoy para volver a acercaros Irlanda un poquito más :)

Sé que dije que escribiría antes de Semana Santa porque había algunas cosas que quería contaros. Al final tampoco pudo ser, así que os lo cuento ahora. Eran sólo un par de curiosidades. La primera era que en Irlanda no se vende alcohol ni el día de Navidad ni el Viernes Santo, por lo que la mayoría de los bares y pubs están cerrados esos dos días. Pero este año el Viernes Santo coincidía con un partido muy importante de la liga de fútbol inglesa y para que os hagáis una idea del fenómeno tan grande que el fútbol es aquí, se llegó a estudiar la posibilidad de invalidar este año la ley que impide vender alcohol en Viernes Santo, porque suponía grandes pérdidas para los bares. Al final se mantuvo como estaba pero el mero hecho de que el Gobierno estudiase la opción me recordó que no exageraba cuando os dije que aquí el fútbol es casi una religión.
La otra curiosidad es mucho más conocida por todos. Seguro que habéis oido hablar de los famosos huevos de Pascua, esos huevos de chocolate que hasta hace algunos años también tenían chocolatinas en su interior (ésto dejó de ser así debido a un reglamento de la Unión Europea por el que no podían seguir habiendo sorpresa - comestible - dentro). Estos huevos se toman a partir del Domingo de Resurrección, día en que también se celebra el final de la abstinencia que han estado haciendo durante toda la Cuaresma. Sin embargo como "aperitivo" a estos huevos de Pascua desde Enero (¡!) se venden los llamados "Creme eggs", que son pequeños huevos de chocolate con una crema dentro que a mí la verdad no me hace mucha gracia. Pero bueno, no deja de ser típico y como buena guiri también los probé ;)


Y por lo demás, ya estoy de vuelta en tierras irlandesas. La "rebienvenida" no pudo ser mejor: un sol maravilloso durante más de una semana que causaba temperaturas buenísimas y un color precioso de césped, árboles y flores, además de una luz hasta más de las 9 de la noche que se agradece una barbaridad, después de haber vivido siendo de noche a las 4. También, con todo lo que ha llovido esta Semana Santa aquí el césped se ha recuperado y ya no tiene el musgo que hubo que quemar porque estaba matando todo "lo verde" y que le hacía tener un aspecto tan feo como éste:

El buen tiempo me ha hecho pasar momentos muy graciosos estos últimos días. Cuando volví a clase la semana pasada me encontré a todo el mundo hablando de la crema solar que se habían puesto esa mañana. Yo no daba crédito a lo que oía: protector solar para ir al instituto, es decir, para pasarse 7 horas entre 4 paredes. Y cuando me reía de ellas, todas me decían: "Tú ríete, pero con este sol que hace te puedes quemar aunque te dé sólo 5 minutos...". Ya me diréis, el sol que hace aquí en Irlanda, que no calienta ni la mitad que el que hace en España. Pero luego todas súper orgullosas de que se les había pegado el sol y que ya tenían color... en fin. Yo lo único que no entiendo es cómo luego acaban siendo "guiri-gambas" cuando vienen en verano a España si resulta que se ponen crema protectora por cualquier cosa. Misterios de la vida.

Y bueno, de las más de dos semanas en España, ¿qué puedo decir?. Que han sido geniales, maravillosas, estupendas, magníficas, increíbles... Me atrevo a decir que mejores que las de Navidad, y eso ya es decir ¿eh?. Es verdad que no ha sido todo lo perfecto que hubiese deseado pero la vida tiene estas cosas y hay que aceptarlas. Aparte de eso, me he sentido todavía más en casa que en Navidad e insisto en que eso ya es difícil; parecía que he estado con vosotros todo este tiempo, mi "hueco" en vuestras vidas sigue intacto y por eso no puedo más que daros un gran GRACIAS a todos. Una de las cosas que más miedo te dan cuando decides venirte es el no saber cómo te encontrarás las cosas cuando vuelvas. Las cosas han cambiado, vosotros habéis cambiado y yo misma también lo he hecho, pero forma parte de la evolución de la vida. Aún así, a pesar del crecimiento por separado que estamos experimentando este año, la unión sigue intacta y no hay nada que me haga más feliz. De verdad, UN MILLÓN DE GRACIAS A TODOS.

Espero poder volver a escribir pronto, pero estoy tan ocupada con el instituto que no prometo nada. De todas formas, ya sabéis, si queréis algo, no tenéis más que mandarme un email o llamarme por el skype :)
Besos, besos, besos y un millón de abrazos,
Gloria

sábado, 20 de marzo de 2010

St Patrick's Day!

Pues llegó el gran día. Yo tenía especial interés en ver cómo se desarrollaba la "Fiesta Grande de Irlanda", ya que todos, desde que llegué aquí en septiembre, siempre me recordaban con MUCHA ilusión que iba a poder disfrutarla, aunque también tengo que decir que la conversación siempre seguía así:
- ¡¡ANDA!! ¡¡VAS A ESTAR AQUÍ PARA SAN PATRICIO Y VER EL DESFILE!!
- ¡¡¡SÍÍÍ!!! ¿¿ESTÁ BIEN??
- No, la verdad es que hoy en día no es gran cosa...
- ¿...?
Prepárense para presenciar un espectáculo sin igual... No olviden la banderita, "a two heuro, a two heuro"...

Así que nos dispusimos a asistir al desfile que hacen ese día en -casi- todos los pueblos de Irlanda. La tradición dice que hay que llevar trébol en la chulapa de la chaqueta (además de vestir de verde of course), así que compramos una plantita de donde sacar los tréboles. ¡Más monos!

Yo no sabía muy bien qué esperar de un desfile como éste, principalmente porque nunca había estado en uno de ellos y no sabía si tenían algo que ver con los españoles. Al empezar me di cuenta de que algo sí que tenían que ver: había militares marchando muy formales, pero claro, la diferencia es que detrás de ellos venían unos cuantos hombres vistiendo faldas, lo que le quitaba un poco de seriedad al asunto, como ustedes comprenderán...

La primera mitad del desfile lo formaron principalmente grupos y asociaciones del pueblo, escuelas deportivas, conjuntos musicales... Algunos de los grupos iban disfrazados y a mí me recordó mucho al carnaval. Como en navidad mi vídeo casero tuvo mucho éxito, pensé que a lo mejor os gustaría ver algún ejemplo del desfile, así que hice otro. Aquí está, para que veáis cómo se vive el día de San Patricio en Irlanda :)

video

Otro parecido que saqué con España es que había bandas de música repartidas a lo largo del desfile. La música tuvo un papel muy importante durante el desfile, no sólo por parte de las bandas sino también por instrumentos muy raros. La mayoría de las bandas eran de Irlanda del Norte, excepto una que era escocesa:

video

Qué inmensidad de tambor, ¿no?

Durante el desfile vimos coches antiguos...

... leprechauns guiando pequeños ponies...

... perritos increíblemente pequeños...

... personajes animados de nuestra infancia...


... y como no, representación de otras grandes comunidades que viven en Irlanda, como la polaca y la india, que ya sienten esta fiesta como suya propia.



Evidentemente, este año Michael Jackson y su legión de zombies no se podían perder tan imporante evento, aunque ellos estaban un poquito perdidos en lo que es el baile (si no, juzgad vosotros mismos :P - Editado el martes 23, añadiendo los vídeos).

video



... y por supuesto, Mr Obama quiso estar presente, recordando que tiene sangre irlandesa (¿no he hablado todavía de que cuando vives en Irlanda da la sensación de que el mundo entero tiene ascendencia irlandesa? Recordadme que escriba sobre ello algún día...)


La segunda mitad del desfile fue un poco más sosa, porque había muchos huecos entre los grupos y consistió básicamente en furgonetas haciendo publicidad sobre negocios... Pero a mí el desfile me gustó, por mucho que aquí digan que fue "el peor de los últimos años" (no sintáis pena por mí, buenas personas, al parecer llevan diciendo eso desde hace mucho tiempo, así que no me siento apenada por haberme perdido un espectáculo mayor). Vale que no fue como el desfile de Nueva York, que curiosamente es donde más se celebra y donde comenzó la tradición, pero de todas formas San Patricio consiguió que pasáramos un buen rato...


Y es que viví el Día de San Patricio en Irlanda, un privilegio que muchos no tienen y que desean tener. Así que no me puedo quejar ni pedir nada más... Yo disfruté pudiendo estar aquí y eso ha hecho que desde el miércoles me sienta un poquito más irlandesa.

Esta foto es para Elena, que lleva desde septiembre queriendo verme con los colores irlandeses...

Quiero actualizar antes de volver a España, hay algunas cosillas que os quiero contar antes de Semana Santa, así que nos leemos dentro de poco.

Besos, besos, besos y un millón de abrazos,
Gloria

domingo, 14 de marzo de 2010

Un poquito de cultura irlandesa...

Antes de nada, me gustaría deciros que he subido un vídeo del musical que hizo mi colegio al post de la semana pasada, por si queréis verlo. Yo creo que está bastante bien, ya me contaréis qué os parece a vosotros :)
Y para acabar ya con el tema Grease, os tengo que contar una curiosidad que a mí me hizo mucha gracia. Resulta que el lunes me dí cuenta de que muchas chicas tenían un color de manos mucho más oscuro que el de la cara. Yo me quedé un poco extrañada, pensando primero de dónde demonios habían sacado el moreno si aquí no hace sol, y segundo cómo era posible que se les hubieran "tostado" las manos y los brazos y no la cara. Pues resulta que esa diferencia de color se debe a que utilizaron unas cremas bronceadoras para que al estar en el escenario durante el musical no se viera lo blanca que anda la gente por estas tierras (ya os dije que yo aquí estoy morenííísima). Yo en el musical les vi muy buen color, pero lo achaqué a los focos, ni por asomo me planteé lo de la crema bronceadora. Ya me han dicho que yo también la use y que vuelva a España presumiendo de sol que hace en Irlanda... jajaja


Esta semana se está celebrando la semana del irlandés en mi colegio. Se trata básicamente de una semana donde hay más actividades relacionadas con ese idioma y donde tratan de motivar su estudio, ya que para muchos es más una carga que algo que les guste utilizar (como sería el catalán o el euskera para alguna gente en Cataluña y País Vasco, por ejemplo). El punto negativo (para mí) es que tienen la vena irlandesa a flor de piel y de repente les da el punto de decir algo en irlandés y hasta que te das cuenta de que lo que hablan no es inglés, te da la sensación de que te has vuelto tonta así de un momento para otro. Pero bueno, lo voy llevando :)


En este cartel pone Seachtain na Gaeilge (semana del irlandés), 10ú-17 "Márta" (del 10 al 17 de marzo - marzo lo he añadido yo, porque se supone que tiene que estar escrito) y finalmente Coláiste na Trócaire (Mercy College - el nombre de mi colegio :)). También hay un muñeco muy simpático diciendo Haigh! (!Hola!).

Yo estas cosas las sé porque he preguntado qué significan pero el irlandés es un idioma muy complicado y difícil de aprender y yo no tengo ni idea sobre él. La gramática y el vocabulario no tienen nada que ver con el inglés y es muy difícil pillarlo. Precisamente ése es uno de los problemas con los que me encuentro aquí: la mayoría de las calles y sitios importantes tienen los nombres en irlandés, por lo que me cuesta mucho más quedarme con ellos, ya que no sé qué significan y me suenan a chino. Los pocos nombres que conozco soy capaz de usarlos fonéticamente, pero no sé cómo escribirlos. ¡Es que no hay por donde cogerlo!

Es por esto por lo que el otro día me quedé A-LU-CI-NA-DA cuando pusimos la tele. En el programa que siempre vemos a la hora del té (café para mí jeje) las presentadoras estaban hablando en irlandés con dos invitadas, con motivo de esta semana sobre la lengua. Ni siquiera en Irlanda la gente es capaz de mantener una conversación en irlandés fluidamente y por eso seguí viendolas con curiosidad en lugar de desconectar, que es lo que suelo hacer cada vez que el irlandés aparece (sólo me da dolor de cabeza). Mi sorpresa se multiplicó por 1000 cuando pasaron a hablar en inglés ("Mejor cambiamos al inglés porque si no vamos a necesitar subtítulos para poder continuar") y una de las invitadas empezó a hablar inglés con un acento español que ya he aprendido a diferenciar. Me quedé muy pillada, pensando que me habría confundido, pero luego ella misma dijo que es profesora de español en un colegio donde se enseña todo en irlandés. La mujer se llama Lucía ("Luchía" para los irlandeses jajaja) y es mi ídola (¿?) desde ese momento. La otra chica es australiana y ni que decir tiene que nuestra compatriota derrochó mucha más simpatía que ella :D He encontrado el vídeo del programa donde salió y aquí os lo dejo por si queréis verla. Tenéis que ir al minuto 25 que es cuando aparecen en el programa. (Editado: me han dicho que no podéis ver el vídeo porque sólo se puede ver en Irlanda, lo siento mucho. De todas formas voy a dejar el enlace por si alguna vez venís aquí y os deja verlo ;) jejeje)


Pero Lucía no es la única española que he visto en la tele últimamente... Mirad quién estaba el otro día comentando el partido del Real Madrid contra el Lyon (sobre el que advierto a todo aquel que no sea madridista que se abstenga de dejar su opinión aquí :P).


El mismísimo Míchel Salgado, que yo pensaba que se había retirado y resulta que está jugando en la liga inglesa, en el Blackburn (o algo de eso...). Y el "muchacho" se defiende con el inglés, ¿eh? =)

Nos vemos la semana que viene con el último post antes de volver a casa y también sobre cómo es el Día de San Patricio aquí, la fiesta irlandesa por excelencia, que es este miércoles. Cuidaos hasta entonces.
Besos, besos, besos y un millón de abrazos,
Gloria

PD. Hoy es el Día de la Madre en Irlanda e Inglaterra, así que feliz día para todas las que seáis mamás. Esta foto es para vosotras (vale, en especial para la mía :)):

- ¿Ves? ¡Te lo dije!
- De modo que es así como lo hace...
Feliz Día de la Madre a todas las supermadres del mundo

domingo, 7 de marzo de 2010

"We go together like rama, lama, lama, kadingy, kadingy-a-dong..."


El título de este post es todo lo que soy capaz de decir ahora mismo y la culpa la tiene la canción del vídeo que os he dejado más arriba. Seguro que todos lo conocéis de sobra. Es el final del musical Grease y fue el final de la versión que anoche hicieron algunas chicas de mi colegio en colaboración con un colegio de chicos de Sligo. Simplemente sensacional. Tan sensacional que no me dí cuenta de lo rápido que se pasaba y no hice ninguna foto para enseñaros, sorry. Pero os puedo asegurar que lo hicieron genial. Sigo todavía con el "subidón" después de verlos actuar, bailar y cantar. Y lo que más alegra es ver que les ha quedado un trabajo tan bueno después de haber ensayado muchísimo, incluyendo vacaciones de Navidad, días libres y fines de semana. Todo el mundo salió encantado, así que sólo me queda felicitarles con un very well done guys. ¡Estuvo genial!

Aunque eso sí, referente a los ensayos de Grease, tengo que contar algo que a mí me dejó pasmada. En el instituto está prohibido llevar maquillaje (no me preguntéis por qué, simplemente lo está) así que por lo general nadie lo lleva. Pero los ensayos de Grease (a donde iban los chicos... ejem) ya no formaban parte de horario escolar, así que cuando daban las 4 de la tarde había una desbandada hacia los baños, bolso de maquillaje en mano, que ni en la pasarela Cibeles. Y claro, mi pregunta siempre era la siguiente: vale que vienen los chicos y que éstas se emocionan, pero ¿no se han parado a pensar que se van a poner a bailar como locas durante las 3 horas siguientes y que el maquillaje va a acabar sirviendo como mezcla de albañilería? En fin, cosas que nunca entenderé...




Algo que me sorprendió también muchísimo - esto cuenta como curiosidad - fue enterarme de que la "culpa" (entre comillas porque evidentemente no es tan radical) de que chicos y chicas estemos separados en los colegios la tienen las chicas. Yo pensaba que era porque los chicos se desmadrarían más, por aquello de que las chicas dicen que somos más "maduras" a esta edad (...) así que creía que era por "culpa" de ellos. Pero parece ser que algunos estudios han demostrado que son las chicas las que más se distraen con los chicos en clase y que el estar separados hace que ellas rindan más. Ver para creer.


Pasando a otra cosa, el sábado de la semana pasada fui a ver un partido del equipo de fútbol de Sligo, los Sligo Rovers. Estuvo muy bien excepto por el frío que hacía, pero nos divertimos mucho viendo cómo la gente se enfada tantísimo por una simple falta o un fuera de juego mal pitado. Además, les dimos suerte, porque ganaron 3-0 (y eso que les anularon dos goles... :)). Ya sólo me queda ver algún partido de rugby o de fútbol gaélico y seré irlandesa total.... :P


Hablando de rugby, también la semana pasada (es que el post sobre la visita de mi familia me ha retrasado en las actualizaciones jeje) hubo un gran partido de rugby, el equivalente al Real Madrid - Barça internacional: Irlanda vs Inglaterra. Yo os prometo que intenté verlo e hice el esfuerzo de enterarme de cómo iba todo, porque todo el mundo estaba muy emocionado por el partido y no hablaban de otra cosa. Pero es que por más que lo intento, yo no le veo el chiste a un montón de "tíos" pegándose empujones y tirándose al suelo haciendo placajes bestias... Lo siento pero el rugby y yo, casi que no. La foto de más abajo es de lo único que me gustó: la manera en cómo suben a uno para que coja el balón... ¡con lo grandes que son y los suben como plumas!


Y está bien por hoy. Antes de irme os dejo una foto de unas galletas muy famosas aquí en Irlanda, las galletas pingüino. Son unas galletas de chocolate normales, pero la diferencia es que el envoltorio siempre trae algún tipo de chiste MUY malo relacionado con estos animales. Por poner un ejemplo: "¿Por qué los pingüinos no vuelan?" "Porque no tienen dinero para compra un billete de avión....................". Avisé de que eran MUY malos.


Nos vemos la semana que viene. Mucha suerte a los que estén de exámenes y un "pasadlo genial" a todos los que se vayan de intercambio a Inglaterra en menos de una semana. Disfrutad de la experiencia.

Besos, besos, besos y un millón de abrazos,

Gloria

EDITADO EL SÁBADO 13 DE MARZO: AQUÍ ESTÁ EL VÍDEO DEL FINAL DE GREASE QUE HICIERON EN MI COLEGIO. ACONSEJO MIRAR A LOS PROTAGONISTAS (ES QUE SON LOS QUE MEJOR LO HACEN JEJEJE). SON LOS QUE ESTÁN MÁS ILUMINADOS Y SUELEN APARECER A LA DERECHA EN EL VÍDEO, AUNQUE ESTABAN EN EL CENTRO DEL ESCENARIO. NO SE PUEDE VER TODO LO BIEN QUE SERÍA DESEABLE PORQUE ESTÁ GRABADO DESDE UNA ESQUINA PERO ¡ESPERO QUE OS GUSTE! :)


lunes, 1 de marzo de 2010

I had a dream...

Fue hace algo así como dos semanas. Me quedé dormida un sábado por la tarde y soñé que iba a la estación de tren de Sligo, donde veía a mi familia bajarse con una sonrisa enorme en la cara del tren de las 7.15 pm procedente de Dublín. Estaban todos: papá, mamá, Irene y "el enano". Yo los abrazaba, sonreía, les decía que me alegraba de verlos, pero claro, era un sueño, porque a ver qué pintaba mi familia en la estación de tren de Sligo... ¿en qué cabeza cabe eso? Pero afortunadamente yo tengo la suerte de ser consciente cuando estoy soñando (no me preguntéis cómo, simplemente me doy cuenta) así que decidí que como el sueño me gustaba, pues que seguiría en él. No todos los días sueñas con que tu familia va a verte a otro país (ya sabemos cómo es esto de los sueños, que uno no los elige, simplemente llegan), así que me propuse enseñarles cómo es mi vida aquí.


Los llevé a dar un paseo por mi ciudad irlandesa. Les gustó mucho y les sorprendió, porque Sligo, a pesar de ser un pueblecito de 20.000 habitantes (lo que en España viene siendo "ná"), tiene unos cuantos centros comerciales, otros tantos hoteles, colegios e institutos, cine con 12 salas, hospital, catedral, piscinas cubiertas, playa, escuela de surf, un río que cruza el centro, aeropuerto (pequeño, pero aún así, aeropuerto), estación de autobús y de tren, una calle con tres carriles de circulación por sentido y sobre todo casas, muchas casas.

Así que como en Sligo hay tantas casitas, pues pensé que sería genial que vieran una, y que mejor casa para visitar que la mía propia. Así que les enseñé el patio que alguna vez he fotografiado para el blog, "la puerta de atrás", que es por donde se entra a casi todas las casas en Irlanda, la dining room con el piano desafinado, el living room con su chimenea y su conexión al conservatory, esa escalera de madera que tanto chirría y por supuesto mi habitación. Y pudieron ver en persona los fondos que ven detrás mía cuando hablamos por el ordenador, la cama donde duermo como los angelitos y mis rinconcitos con fotos que me hacen recordar de dónde soy y a quién tengo en ese lugar.


Como era un sueño y nada podía salir mal, mi familia anfitriona decidió hacerles un tour por los lugares más bonitos cercanos a Sligo, fundamentalmente con la naturaleza presente. Les contaron un montón de anécdotas sobre cada lugar y los trataron con una amabilidad que no hay palabras suficientes para describir y agradecer. Por si fuera poco, además les ofrecieron una típica cena irlandesa, para que ellos pudieran degustar de primera mano las famosas patatas que a mí ya me salen por las orejas.



Lo bueno de estar en un sueño y de disfrutarlo es que sabes que todo lo que pase será bueno. Yo tenía la ilusión de ir a visitar Galway, una de las ciudades más grandes de Irlanda y mi familia decidió ir conmigo, a pesar de la paliza en autobús. Ése fue el único día que nos llovió mucho, aunque sólo por la mañana, lo que hizo que al ir a la playa, pudiésemos disfrutar de unas vistas preciosas. También vimos la catedral, una universidad como la de las películas y un ambiente que a mí, que ya hace 6 meses que llegué a Irlanda, me costaba asociar con la idea que tengo de este país. Galway me gustó por eso, por tener el espíritu irlandés pero ser distinto a lo que yo veo todos los días aquí.





Decidí que me quedaría a dormir con ellos en un hotel maravilloso en el que se estaban hospedando. Me desperté a la mañana siguiente (pero soñando todavía) y parece ser que ya se estaba haciendo de día, porque me tuve que despedir de ellos. El sueño se acababa. Otra vez en esa estación de tren donde, a pesar del momento teóricamente triste de la despedida, se volvieron a repetir las sonrisas. Porque aunque yo era consciente de que el sueño llegaba a su fin, estaba muy feliz de haberlo disfrutado. Fue algo tan bueno que sólo pudo haber sido un sueño.






Ya lo escribió Shakespeare en Hamlet: "Al dormir existe el riesgo de soñar" (*).



Besos, besos, besos y un millón de abrazos.
Gloria


(*) Es una traducción un poco libre mía, en realidad la cita es: To sleep: perchance to dream, que traducido literalmente quiere decir "dormir: riesgo de soñar".